CategoriesGanaderia

El éxito de la trazabilidad en bovinos

La trazabilidad en los bovinos es un campo poco conocido en las llanuras inundables de los llanos orientales de Colombia, pero con sencillos pasos puede generar un enorme impacto a la eficiencia de la producción bovina y generar mayores rentabilidades.

En algunas zonas de los llanos orientales y el piedemonte llanero, como también, zonas apartadas de Colombia en las cuales se producen con métodos tradicionales de ganadería extensiva, se cuentan con sistemas nulos de rastreo o trazabilidad que garanticen un mejoramiento de distribución genética como también consolidación del mejoramiento genético y el hecho de evitar el cruce de consanguinidad entre familiares, son aspectos totalmente olvidados en las diferentes ganaderías del país. Por tal razón, la estructuración e implementación de la trazabilidad favorece por completo la eficiencia exponencial de las producción agropecuarias.

Un ejemplo lo encontramos en la finca los Esteros en jurisdicción de Orocué, Casanare, Colombia. La cual cuenta con un sistema de trazabilidad de más de 14 años, en el cual se ha consolidado los mecanismos de rastreo idóneos para establecer parámetros y condiciones de eficiencia en la fertilidad, crianza, levante y ceba de animales de la raza Brangus, generando excelentes resultados en eficiencia de canal como también en tiempos de preñez. El sistema es muy sencillo, primero que todo debemos aplicar la numeración con número corrido, ya sea con letra o solo numeración rotativa, generando un seguimiento inicial desde el día de nacimiento. Un ejemplo de esta aplicación es el siguiente, Becerra nacida el 1 de enero del 2021, se establece con numeración 100-11 indicando que el animal nació en el mes de enero del año 2021 y compilando la información de la fecha exacta a través de una anotación posterior de esta.

Esta numeración puede ir en la oreja izquierda con un tatuaje permanente, no invasivo. Posteriormente con el número de la madre en la oreja derecha, con el ejemplo de 250-56 indicando que su número es el 250 y nació en el mes de mayo del 2016. Con estos simples datos podemos comenzar el rastreo por años de producción los cuales consolidan aspectos de trazabilidad como, edad, números en que el animal quedó preñado o vacío, para temas de sincronización o acondicionamiento nutricional, crías que ha podido levantar con éxito o si este animal posee algún problema de crianza, buena madre o mala, y aspectos genéticos como; propensión genética en distribución de sangre, que en este caso es Brangus ya sea F1-F2 o F3. De tal manera que, nos permitirá el hecho de realizar seguimiento organizado a enfermedades, fertilidad, mortalidad, ganancia de peso y evitar que haya cruces de consanguinidad entre padres e hijas. agregando, claramente, la numeración del padre ya sea en hierro físico o en anotación virtual, esto puede ser con software ganaderos o con un simple excél.

En conclusión, un simple método como la trazabilidad de datos en concordancia con aspectos estadísticos de los bovinos permitirá una mejor eficiencia en el descarte fenotípico y genético de bovinos en el hato ganadero, lo cual nos permitirá que por medio de la selección, garantizar el mejoramiento y la reproducción de los mejores animales, con aumento de la fertilidad, mejores madres, mayor porcentaje de preñez y docilidad, bastantes aspectos que repercuten en mayores ingresos a futuro.

Deja una respuesta